Ginecomastia Geonatal

Ginecomastia-GeonatalEn múltiples ocasiones hemos comentado que la ginecomastia no es un inconveniente benigno, y que todo caso ha de ser atendido lo antes posible por un profesional de la salud. Sin embargo existen 3 salvedades en las cuales no debemos sobresaltarnos antes de tiempo. Este es el caso de la ginecomastia neonatal.

Ginecomastia Geonatal

Empecemos diciendo que de igual manera solo afecta a varones, y como su nombre lo señala se presenta en menores que acaban de nacer y el problema se prolonga hasta aproximadamente unas semanas tras el nacimiento de menor.

Ginecomastia infantil

Es un proceso totalmente benigno que se puede desarrollar en determinado porcentaje de los recién nacidos varones. Puede tener diversos grados y apreciarse aproximadamente en ciertos recién nacidos, consiguiendo atemorizar a los padre, cuando realmente no existe ningún motivo para alarmarse. 

Con absoluta seguridad no podemos dar una causa definida y bien explicada que nos deje comprender como es que sucede este proceso. No obstante se sabe que como en todo género de ginecomastia, hay un aumento repentino en los niveles de estrógenos en este caso del bebé que promueve el desarrollo del tejido mamario. Ginecomastia Geonatal

Este proceso se da ya antes del nacimiento y está ocasionado por un incremento brusco en la llegada de estrógenos al bebé por la placenta de la madre, no obstante se desconoce por qué pasa un número mayor de esta hormona en ciertas madres que ocasionen el problema.

De este modo  mientras que en algún punto del embarazo el bebé fue expuesto a dosis altas de estrógenos su tejido mamario aumentará sensiblemente de tamaño, no coincidiendo con el aspecto de un recién nacido normal. 

Al instante del nacimiento se corta el vínculo que lo une físicamente a la madre: el cordón umbilical, al estar roto este medio de comunicación el recién nacido deja de percibir las hormonas femeninas de la madre. En consecuencia con el tiempo el mismo metabolismo del recién nacido acabará por quitar estas hormonas que circulan en la sangre.

Al quitar los estrógenos, logra que el impulso que motivó primeramente el crecimiento del tejido mamario se detenga llevando a la mama a regresar a su tamaño normal sin ningún género de influencia para el recién nacido.

No se requiere ningún tratamiento y se trata al menor como si hubiera sido otro recién nacido cualquiera, no requiriendo cuidados especiales ni vigilancia continua por parte del personal médico. 

Ginecomastia puberal

Quiero invitarte a que explores un poco más y leas el libro “Adios Ginecomastia” para que conozcas muchas otras causas que te pueden estar generando este molesto a incomodo problema.